Cuando era pequeño y me preguntaban qué quería ser de mayor, yo siempre contestaba: publicitario. De hecho, hice todo lo que pude para ser un “Mad Men” empezando por estudiar marketing, publicidad, periodismo y relaciones públicas, y fue esto último lo que me enganchó…

Las personas que trabajan en relaciones públicas gestionan relaciones, crean puentes entre dos puntos. Creo que no hay muchos profesionales de RRPP programando (y tampoco hace falta que lo hagan), pero yo siempre fui muy “geek”. Arreglaba ordenadores y hacía páginas web para poder pagarme los estudios, tengo un mind setting muy geek y siempre he creído que el futuro de la comunicación sería digital.

Después de 1995, con los primeros 686 y la conexión a Internet, las relaciones cambiaron. Pasaron del plano físico al online: primero con mIRC y ICQ, después con MSN™ Messenger y Blogger™ y actualmente con Facebook™ y Whatsapp™. ¿Qué tienen todas ellas en común?: el chat, la posibilidad de conectar y hablar con amigos rápidamente. Creo que se puede medir el éxito de una red social por su herramienta de chat. Si Twitter™ hubiera hecho lo mismo, hoy sería una red popular y no el contrario.

Hace una década, las redes sociales ya generaban muchos outputs: opiniones personales (en su mayoría imparciales) y feedbacks de experiencias que no hacían saltar las alarmas en la cabeza de sus lectores o seguidores, pero que sí eran mensajes subrepticios con mucha capacidad para influenciar ellos. Pero después aparece alguien y crea un concepto: “digital marketing trifecta” y denomina a este fenómeno: earned media. Porque en realidad lo que necesitamos es complicarnos las cosas, verdad? .

Y la verdad es que la gente que está leyendo este artículo seguramente ya saben de lo que hablo. Pero para mí, no existe “earned media”, existe únicamente “Media”, y punto. Si quieres tener una página web, tienes que pagar el diseño y la programación; si quieres promoverla, SEO y SEM; si quieres crear un perfil en Facebook™ que tenga fans e interacciones, tienes que pagarlos y si quieres producir un buen contenido y que se divulgue como si fuera espontáneo, tienes que pagar a un influenciador.

Las RRPP en entornos digitales, por la propia evolución del medio, se basan en gestionar opiniones generadas online y esto, no es gratis. Los influenciadores cuestan dinero, los comentarios y contenido compartido cuesta dinero, los artículos cuestan dinero y las experiencias de usuario cuestan dinero.

En mi humilde opinión, las RRSS y el Digital PR no son earned media, sino paid media. En definitiva: todo tiene que ver con Media.

Nuno Costa, Social Media Manager en Arroba

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. CERRAR