Todo está quieto. La escena es maravillosa: un bosque frondoso y espeso, una ligera bruma, y la luz del día que amanece. Una ráfaga de aire sopla, y unas cuantas ramas se agitan. Pero todo sigue quieto, hasta que otra ráfaga mece las mismas ramas. Y luego, las vuelve a mecer. Y luego, otra vez. Y otra. Y otra. Para siempre. Y todo sigue quieto.

 

Así es cómo la fotografía consiguió reinventarse cuando Kevin Burg y Jamie Beck, dos jóvenes fotógrafos de EE.UU, hicieron la simbiosis perfecta de lo viejo con lo nuevo. Usando las nuevas tecnologías, y los formatos que estas traían consigo, le dieron vida y lo llamaron Cinemagraph. Desde entonces no ha dejado de crecer en la imaginación de los que quieren decir algo de una forma nueva y atractiva, en un entorno audiovisual sobresaturado. Tienes 2,8 para captar mi atención, así que hipnotízame.

 

El cinemagraph ha sabido codearse con la creatividad para transmitir mensajes y hacerse grande en la fusión entre realidad e imaginación. Ha inspirado a artistas como Ignacio Torres para crear repeticiones imposibles con efectos en 3D. A Daria Khoroshavina y Olga Kolesnikov que llenan su web de apetitosos momentos congelados. A A.L.Crego, para darle vida a las maravillas del street art. A la magia de la fotografía en lo cotidiano de Julien Douvier. También a las ilustraciones de Rebecca Mock, o a lo abstracto de Antlers Wifi. Y esto sólo como muestra ínfima de la dimensión artística que puede alcanzar.

 

Imaginemos lo que ha supuesto en la comercial. La línea de moda Diesel bajo el concepto We are connected – con hashtag de bandera #dieselreboot -, desarrolló toda una comunidad social entorno al cinemagraph. O la campaña de emailing que realizó Netflix para la acción promocional de su serie House Of Cards. O la de banners de Dior, ya que se ha demostrado, que la sutileza del movimiento puede incrementar el ratio de clics sobre tu anuncio puede multiplicarse por un 5,6.

 

La fluidez de este formato nos permite comunicar cosas tan grandes como pequeñas para eso que denominamos social content – contenido de consumo rápido y corta vida-. Instagram, Facebook, Twitter y muchas otras redes han viralizado este formato para generar engagement, otro palabro de moda que viene a decir compromiso del consumidor con nuestra marca. Sólo durante el mes de marzo de 2016, en Instagram se registró la publicación de más de 3.456 cinemagraphs, diez veces más que el mismo mes del año anterior. Marcas potentes como Coca Cola, General Electrics o Toyota – y su competencia, que consigue ir más allá-. También las de lujo como Stuart Weitzman, Chanel o Gilt, junto a muchas otras de diversos sectores: Budweiser, Netflix o Starbucks.

 

Pero hay un pequeño secreto: los cinemagraphs no sólo viven por unos pocos. Diversas aplicaciones ponen en la mano de todos las herramientas necesarias. Vamos a conocer la anatomía del Cinemagraph: un primer vistazo nos enseña que se compone de una ráfaga de fotogramas en movimiento infinito. Al retirar la piel veríamos que una parte de la imagen ha sido congelada y el movimiento se localiza en una zona concreta para captar la atención. Y en el interior, un corazón en formato .gif.

 

Así que lo primero que necesitamos es una cámara, un trípode para estabilizar la imagen, y conocimientos básicos de Photoshop. Con estas herramientas, un poquito de maña, y no más de 20 minutos, puedes conseguir buenos resultados para tus cinemagraphs.

 

Y si no, también te proponemos unas cuantas apps para darle caña:

 

Flixel Cinemagraph – Una de las herramientas más potentes y profesionales para crear Cinemagraphs. Muy intuitivo y sencillo. Puedes capturar o generar a partir de contenido ya existente. Incluye captura para video en 4K Ultra HD. Filtros, estabilizador de imagen, máscaras y exportación a formato GIF o MP4. Es muy de pago – $199.99 al año-, y sólo está disponible para iOS

 

Fotodanz – 5 segundos para grabar, trazar la zona que vamos a animar y aplicar una serie de filtros. Es muy cómoda, y el resultado es bueno. Nos permite compartir los resultados en todas nuestras redes sociales principales. Es gratuita y la tenemos disponible para iOS y Android.

 

Kintopic – Lleva un sistema similar a las anteriores, pero enriquecido con un estabilizador de imagen de toma. La calidad es aceptable, es gratuita, tiene su propia comunidad y pero sólo está disponible para iOS.

 

BLINK Cliplets – Es la herramienta más potente que podemos encontrar en el Microsoft Market para Windows Phone. Es gratuíta, y de fácil manejo, pero  solo disponible para Windows.

 

Y es tu turno. La escena es maravillosa: un entorno digital que es el futuro para nuestros movimientos y consumos diarios. Un nuevo formato con muchas posibilidades de innovación visual para integrar comunicación, tecnología y poesía. Y un montón de mentes jugando para que evolucione. Todo está en quieto, hasta que una ráfaga agita las ramas.

 

Artículos de referencia:

https://99designs.es/blog/creative-inspiration/12-successful-examples-of-cinemagraphs/

https://www.gallereplay.com/blog/hashtag-cinemagraph-5-tips-on-how-to-use-cinemagraphs-on-instagram/

https://www.liquidweb.com/anchor/2016-branding-strategies-cinemagraphs-increase-user-engagement/

 

Luis Mozo

Art Director en Arroba/

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. CERRAR