“Content marketing y transformación digital”, dos tendencias que resumen la actualidad en el mundo de la comunicación, el marketing y la publicidad. Pero, ¿son realmente la clave del éxito?

Hablar de transformación digital y content es lo mismo que hablar de la situación de la mayoría de las empresas en la actualidad. Cabe destacar el sector del ocio, uno de los más importantes en España y uno de los más concienciados sobre la importancia de dominar las nuevas normas del juego.

Esta realidad está impulsada por el cambio que ha experimentado el consumidor, que demanda una atención mucho más personalizada e inmediata en la era de la economía colaborativa, donde la marca ya no es tan importante y prima mucho más la experiencia y conveniencia del usuario.

Ante los nuevos retos que exige este contexto, la tecnología y el contenido son los principales protagonistas que trabajan al servicio de las necesidades de agentes y actores (empresas/clientes).

El modelo “Omnichannel” se ha convertido en la gran apuesta de las grandes compañías y los datos les avalan en percepción y rentabilidad . Un ejemplo de ello es el peso que ha adquirido el área de servicios al cliente durante este último año, que ha experimentando un incremento significativo en las iniciativas a la hora de proporcionar alternativas “a la carta” en la entrega de productos o servicios.

En la importancia de entender esta nueva realidad se encuentra la diferencia entre estar o desaparecer.

Un ejemplo muy significativo podría ser el caso “Netflix – Blockbuster”, donde de nuevo la historia se repite. Blockbuster se centró en su modelo de negocio presente sin mirar más allá de su propio entorno, de su zona de confort. No se dio cuenta de la evolución de su target ni de las diferentes alternativas que tenía para adaptarse.

Netflix si lo hizo. Desarrolló una plataforma capaz de ofrecer al usuario el contenido que demandaba de forma inmediata, adaptado a sus necesidades y con un contenido afín a los gustos de cada suscriptor. La ceguera de Blockbuster fue tal, que tuvieron la oportunidad de comprar Netflix para complementar sus sistemas de comercialización por 50 millones de dólares y no lo hicieron. A día de hoy, Blockbuster ha desaparecido y Netflix está valorada en varias decenas de miles de millones.

Netflix, Amazon, Facebook…. un suma y sigue de “gigantes” que han sabido poner la tecnología y el contenido al servicio de sus clientes y en consecuencia al de su propio beneficio, ya que han conseguido cambiar las reglas del juego y lograr desbancar a compañías emblemáticas dentro de los diferentes sectores estratégicos por los que están apostando.

Hace unos días, un nuevo titular remueve los cimientos de la industria audiovisual tradicional en España: “Amazon se compromete a pujar por La Liga y busca una teleco para subir su oferta”. Los canales convencionales a día de hoy no pueden competir tanto por el coste de los derechos como por la capacidad de explotación que tienen estas plataformas gracias al conocimiento que estudian de sus usuarios. Amazon se impuso a la todopoderosa Sky por la distribución de los torneos de la ATP de tenis en El Reino Unido y Facebook, a través de Facebook Watch, ofrece la liga nacional de béisbol americana, el campeonato mundial de surf y la Champions League.

De nuevo el resultado de apostar por la fórmula “intereses de contenido + tecnología”. Una ecuación que a día de hoy es la clave del éxito de muchas de las estrategias de marketing que protagonizan empresas referentes en sus diferentes sectores.

Beatriz Diez, directora de cuentas en Arroba

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. CERRAR