Antes de comenzar, hagamos un pequeño análisis, haz scroll para abajo. ¿De verdad leerías todo este artículo si lo tuvieras resumido en un vídeo de 1 minuto? Puedo intuir la respuesta.

Un ya muy lejano 28 de diciembre de 1895, los hermanos galos Auguste y Louis Lumiere exhibían y sorprendían al mundo en la capital francesa con su cinematógrafo, capaz de capturar, reproducir y proyectar imágenes en movimiento. Fue el primer paso dado para poder trasmitir una idea, una historia, una emoción o un sentimiento de una manera más poderosa a la que estaba acostumbrada su gente en tal época. Y aunque ellos mismos tildasen su creación como “una invención sin ningún futuro”, hoy en día se verían asombrados si levantaran la cabeza de su tumba y vieran todos nuestros timelines impregnados y repletos de vídeos auto reproduciéndose.

Y es que es así, el uso del vídeo en campañas de marketing o estrategias de social media ya no es solo una pequeña pieza del puzzle en el plan global, el vídeo es “LA pieza del puzle”. Según HubSpot, más de la mitad de los consumidores de una marca prefiere ver un contenido en movimiento que cualquier otro, el 43% de los usuarios destacan que los contenidos multimedia tienen un mayor impacto emocional y el 75% reconocen haber interactuado con un vídeo en el último mes.

Pero, ¿qué hace que los 25 frames por segundo sean tan explosivos a día de hoy?.

Sin duda, la respuesta más obvia y lógica es que es el contenido más atractivo y más sencillo de consumir y de compartir por los usuarios en redes sociales. Es una manera más fácil de conseguir que un contenido se viralice, por encima de cualquier medio impreso. El mejor ejemplo a destacar es el papel de PlayGround, un perfil con ya más de 15 millones de seguidores que surten a su audiencia de pequeñas píldoras de contenido de entretenimiento, humorístico e informativo mezclando el vídeo con el texto.

Toda marca desea generar una comunidad sólida y duradera con sus usuarios y que sean los mismos los que interactúen con ella, el llamado engagement. Y es que con este formato aumentan exponencialmente las probabilidades de que su público objetivo interactúe, exprese sus comentarios o comparta sus ideas. En la actualidad, la rivalidad es extrema. Estamos inundados de vídeos en nuestros perfiles de redes sociales que se reproducen automáticamente sin que ni siquiera podamos elegir su visionado. Es por eso que toda marca debe basar su estrategia hoy en día en crear contenidos originales que destaquen por encima del resto seduciendo al usuario desde el primer segundo.

Según statistic brain el lapso de atención del usuario medio en internet no supera los 6,50 segundos de retención continuada, por lo que un vídeo que tenga un planteamiento explosivo desde el primer segundo va a incrementar la duración de las visitas, tanto en páginas webs como en contenido generado para redes sociales, facilitando la posibilidad de que el usuario acabe cumpliendo con el fin que la estrategia de marketing ha generado.
En definitiva, todo este puñado de datos reflejan la importancia de la utilización del vídeo a la hora de planificar una estrategia de marketing y, que quizás, ya es hora de invertir un buen porcentaje del presupuesto en este tipo de formatos para realizar piezas asombrosas que consigan la mayor difusión e interacción posible.

Aquel final de año de 1895 en el sótano nº14 del Boulevard des Capucines, los hermanos Lumiere no eran conscientes del favor que le iban a hacer al marketing digital.

Pablo Gutiérrez Ruiz

Producción Audiovisual en Arroba

http://pgutierrezru.wixsite.com/pdgr